Esta es la marca de moda entre yoguinis chilenas

Con 10 años en el mundo del yoga y dos dedicada totalmente a la marca Anahata Yoga, Darinka Bojanić dice que ésta surgió casi por azar, luego de observar las nuevas tendencias y comportamientos de las yoguinis chilenas. “Quería encontrar algo más entretenido para ir a las prácticas y me fijé en las típicas marcas deportivas y no encontré nada que fuera inspirado en el yoga, algo femenino y útil. Porque aunque estas marcas tienen diseños de calidad y muy bonitos, siempre están más enfocadas a deportes diferentes, con mucho color flúor, por ejemplo”, dice.

En esta búsqueda, Darinka dice que partió desarrollando una línea de ropa pensando en ella, pero también investigó lo que se estaba haciendo en otros países, como Australia, Canadá, Estados Unidos, India e Indonesia. Al conocer lo que estaba pasando por esos lados y notar que en Chile no había nada igual, se dio cuenta que había una oportunidad comercial. 

Una marca versátil

Para entender los principales conceptos de esta marca de ropa de yoga, Darinka dice que los diseños destacan principalmente porque se trata de deporte, disciplina, comodidad y moda. La indumentaria es muy versátil, se puede utilizar dentro y fuera de la sala de yoga.

Sobre las colecciones, Darinka dice que “saco una colección cada temporada, llevamos seis hasta el momento. Hace cuatro colecciones que vamos manejando una inspiración y un nombre. La base de la inspiración es una mujer activa, libre y jovial, que busca la comodidad y se adapta a los tiempos de ahora. La línea si bien está enfocada para ser usada en la práctica, también está pensada para que la mujer se pueda vestir en el día a día, sin tener que hacer muchos cambios con el vestuario. Esto ha sido muy exitoso, porque se invierte no sólo para hacer la práctica, sino para que sea una ropa que perdure, y eso es lo que queremos”, dice.

A medida que se introdujo la marca en las redes sociales, primero en Facebook y luego en Instagram, la comunidad comenzó a crecer. Aunque mucha gente ya conocía la marca, el empujoncito de las redes sociales ayudó a que se difundiera muchísimo más. Así también fueron llegando las embajadoras. 

Darinka explica que la importancia de las embajadoras no es sólo que publiquen asanas llevando su marca, sino que ellas hacen un control de calidad. “Que puedan probar el nuevo diseño de un top o de las leggins, porque cada una de ellas practica un método distinto y en varios lugares. Así que cuando nos reunimos también conversamos cómo les han quedado los diseños”.

Los diseños de Anahata van desde la talla XS a la L, con colecciones cápsulas, que son más limitadas, y otras de temporada.

Actualmente se pueden comprar los productos en el SITIO WEB y en showroom recientemente inaugurado en Francisco de Asís 150, oficina 216. Sin duda, hay que ir a verlo.

 

 

Imagen de Daniela