Cómo hacerle frente a los dolores musculares luego del ejercicio

Los dolores musculares post ejercicio suelen aparecer después de una sesión intensa de entrenamiento o cuando reiniciamos la actividad física luego de mucho tiempo sedentario.

Se le denomina así al dolor que aparece entre las 8 y 24 horas posteriores a un ejercicio físico intenso o poco habitual, y que desaparece después de 2 y 3 días.

Esta  sensación es parte de un proceso de adaptación de nuestro organismo a la actividad física, todos hemos pasado por ello.

En el deporte  se le conoce como dolor muscular tardío o dolor muscular post esfuerzo, y en algunos países hispanos se les llama “agujetas”, ya que erróneamente se pensó por muchos años que el dolor se producía por la cristalización del ácido láctico en el músculo.

Los dolores musculares se producen por un exceso de tensión que sobrepasa la capacidad de los componentes estructurales del músculo. De este modo, lo que ocurre es una lesión mecánica  o micros desgarros en la zona de las células musculares y del tejido conjuntivo muscular.

Cuando se produce:

-Después de un largo período de inactividad  al reintegrarse a alguna actividad deportiva.

-Al comenzar a practicar algún deporte por primera vez.

-Al pasar de un entrenamiento suave a uno intenso. 

-Al realizar un esfuerzo de intensidad no habitual, como limpiar a fondo la casa, cargar bolsas pesadas o correr hacia la micro.

-La única forma de prevenir “un poco” los dolores musculares post ejercicio es mediante una adaptación progresiva y equilibrada al esfuerzo. 

Cuando ya sientes el dolor 24 a 48 hrs posterior a la práctica, lo más aconsejable es volver a moverse. Realizar estiramientos suaves y una buena sesión de relajación en piscina puede ayudar. Todo esto es bueno, pero sin dejar de practicar tu actividad para que el cuerpo se vaya adaptando al nuevo esfuerzo.

Algunas recomendaciones:

-Si quieres hacerte masajes estos deben ser muy suaves o podría empeorar el dolor.

-Es importante alimentarse bien antes del ejercicio, hidratarse adecuadamente y consumir carbohidratos y proteínas al finalizar la práctica deportiva.

-Consumir jengibre, cúrcuma y omega 3 como antiinflamatorios naturales.

¡Pero lo principal es que NO DEJES DE MOVERTE! Es conveniente aguantar un poco las molestias y con el tiempo tu cuerpo se adaptará al esfuerzo.

Foto: Pexels.com

*Texto escrito por Pilar Caviedes, profesora de Educación Física, licenciada en Nutrición, preparadora Física de natación y nado sincronizado en Stadio italiano. Además es socia-fundadora Buonmangiare (talleres cocina  y evaluaciones nutricionales). [email protected]

Imagen de Fitness Nena Magazine