Las claves para ponerse en forma con cursos online

Ya sea porque no hay ánimo de inscribirse en algún gimnasio o por un factor económico, cada vez son más las mujeres que optan por ejercitarse mediante clases online. Aunque puede parecer a simple vista difícil de seguir el ritmo, lo cierto es que es posible entrenar de esta manera y, lo mejor, ver resultados.Si has optado por este tipo de clases, a continuación seis claves para que puedas aprovecharlas.

  1. Escoger bien. Hay muchas alternativas online, de gratuitas a pagadas. Para que te motives realmente, opta por el sistema de entrenamiento del instructor o instructora que te acomode.
  2. Calendarizar entrenamientos. Una vez que tienes claro qué clase seguirás, es conveniente fijar días y horas que destinarás a entrenar. Esto ayuda a que no hagas ejercicio sólo cuando quieras, sino cuando debes hacerlo. Si bien esta alternativa online te puede dar más libertad, la idea es ser fiel al calendario de entrenamiento que te propusiste. De lo contrario, sólo te estarás mintiendo.
  3. Establecer un lugar. Entrenar en casa no tiene por qué ser aburrido o menos motivante, es cuestión que te organices y dediques un espacio a realizar tus ejercicios. Lo ideal es que tengas a mano todo lo que utilizarás. Si no hay espacio donde vives, puedes ir a un parque o a un sitio más espacioso. Para no llevar tu computador, puedes revisar el video y anotar los ejercicios en un cuaderno y luego replicarlos.
  4. Una buena playlist. La música es el mejor aliado del deporte y si eres tú quien la elige, ¡mucho mejor!. Por lo mismo, puedes darte la tarea de seleccionar tantas canciones como el tiempo que le dedicarás a tu entrenamiento.
  5. Dile no a los celulares y a otras distracciones. Cuando comiences a realizar tu entrenamiento virtual, intenta replicar lo mismo que harías en una clase grupal o en el gimnasio. Haz el esfuerzo por desconectarte de tu celular, para que no te distraigas con llamadas o sonidos de alertas de notificaciones. Todo esto puede boicotear tu práctica.
  6. Tener una meta. Sin importar lo que sea, mientras no se defina un objetivo es bastante complicado perseverar en lo que se realiza. El ejercicio tampoco es la excepción. Por lo mismo, es aconsejable proponerse una meta a corto plazo, de manera que puedas ver los cambios rápidamente, aunque sepas que estos nunca son de un día para otro.

Foto: Pixabay

Imagen de Daniela