Ciclo menstrual y rendimiento deportivo

En los Juegos Olímpicos de este año la nadadora china Fu Yuanhui se quejó públicamente que estaba con dolores por su periodo. Hace un año la tenista británica Heather Watson también mencionó haber tenido estas molestias al perder su ronda en el abierto de Australia.

Si bien cada año se suman más mujeres al deporte, ya sea de alto rendimiento o de forma amateur, participando en equipos runners, en crossfit o yendo al gimnasio con la finalidad de estar fit, instancias en las que muchas veces buscan orientación de algún entrenador, éstos también han debido lidiar con el ciclo menstrual de cada deportista.

Hay que recordar que si bien se trata de un tema que trae muchas dudas, tampoco se estudia mayormente. Ahora se habla más, pero fue tabú por muchos años. Y aunque no está claro si esto puede ser la causa de las derrotas, probablemente no, sí influye el tema sicológico, la comodidad de la deportista y obviamente su nivel de entrenamiento. 


Si analizamos hormonalmente, hasta existen fases que pueden ser de ayuda en el rendimiento. En la fase premenstrual aumentan las prostaglandinas, con esto se incrementa la apatía y la irritabilidad, e incluso algunas mujeres llegan a sufrir cefaleas, vómitos y cólicos menstruales. Aquí no podemos generalizar, porque incluso hay mujeres que no notan ninguna molestia y en las que no se perciben grandes cambios de humor.

Estudios realizados durante los últimos años coinciden en que en las fases en las que hay gran cantidad de progesterona puede disminuir el rendimiento deportivo, ya que esta hormona es catabólica. Pero también se ha observado que el mayor rendimiento se encuentra en las fases en las que hay un aumento en los niveles de estrógenos, es decir, en el periodo fértil de la mujer.

La práctica de deporte también afecta al ciclo menstrual. El ejercicio contribuye al aumento de la producción de endorfinas (opiáceos naturales que previenen y alivian el dolor). Así mismo, también se ha comprobado que las mujeres que practican regularmente un deporte producen niveles más bajos de  prostaglandinas, por lo que las molestias y dolores que se suelen sufrir en la fase premenstrual son menores o inexistentes en las mujeres deportistas.

Con esto podemos decir que “el me duele”, “me quedo en casa” o “no entreno” son sólo excusas. Cuando tengas la regla es mejor entrenar y con el paso del tiempo te sorprenderás que ya no molesta tanto. Se han impuesto récord mundiales y olímpicos en cualquiera de las fases del ciclo menstrual. Esto fundamenta el criterio que entre más elevado sea el nivel de entrenamiento, menor es el efecto de cada fase del ciclo menstrual en la mujer.

También en las atletas es normal que se atrase la primera regla o que hayan ciclos intermitentes. Esto debido al bajo porcentaje graso que presentan algunas deportistas. Esto debe ser regularizado por profesionales especializados, pero generalmente no produce mayores problemas. Lo importante es siempre velar por la salud de nuestra atleta, entenderla y escucharla cuando tiene esos cambios hormonales, de esta forma podemos obtener todo su potencial y lograr sus objetivos.

*Texto escrito por Pilar Caviedes, profesora de Educación Física, licenciada en Nutrición, preparadora Física de natación y nado sincronizado en Stadio italiano. Además es socia-fundadora Buonmangiare (talleres cocina  y evaluaciones nutricionales). [email protected]

Imagen de Fitness Nena Magazine