¿Por qué te conviene no hacer nada en 10 minutos?

Entre el ajetreo diario, el trabajo y la casa, no es sencillo hacer pausas, respirar y tomar consciencia de lo que nos hace bien. Para algunas personas este estilo de vida frenético se ha transformado en una especie de inyección de energía y no imaginan vivir en un estado de tranquilidad.

Andy Puddicombe, cofundador de la aplicación que ayuda a aprender sobre meditación llamada Headspace, dijo en una charla TED que todos deberíamos tomarnos 10 minutos para hacer nada. Lo más probable es que te preguntes cómo es esto de no hacer nada. Pues, Puddicombe lo define como el no hacer ninguna acción, ni siquiera pensar en el pasado o planear el futuro.

Para este experto en meditación, las personas se la pasan cuidando de sus bienes materiales y viviendo con demasiados distracción, dejando de lado el presente en el que se vive.

Puddicombe cuenta que si bien conoció la meditación a los 11 años acompañando a su mamá en una sesión, fue a los 20 años cuando se “sumergió” totalmente, haciéndose monje. En esta experiencia, este emprendedor aprendió a tener una mayor capacidad de apreciación y entendimiento del tiempo presente. se trata de "no perse en pensamientos, no estar distraído, no abrumarse por emociones difíciles, sino que aprender en el aquí y ahora. Es cómo ser consciente y estar presente. Porque este vaganbundeo de la mente es el causante de la infelicidadm, debido a que se gasta la mayor parte del tiempo en pensamientos potencialmente muy infelices".

Puddicombe dice que para tomarse estos 10 minutos al día no debería haber problema, porque la meditación no es tan difícil. El experto asegura que muchas personas creen que la meditación consiste en controlar la mente, de manera de suprimir emociones y pensamientos, pero no es tan así.

Se trata de lograr una meditación relajada, donde los pensamientos vengan y vayan. Para el especialista y emprendedor, cuando tenemos una mente inquieta o pensamientos persistentes, es conveniente meditar. Esta nos permite dar un paso atrás y obtener una perspectiva diferente, ver que las cosas no siempre son como parecen porque no podemos cambiar lo que nos pasa en la vida, pero sí la forma en que la experimentamos. Este es el potencial de la atención plena, y para eso no hay que quemar incienso ni sentarse en el piso, sólo se necesitan 10 minutos.

Foto: Unsplash.com

Imagen de Fitness Nena Magazine